Maldita dulzura la nuestra

Y no es por maldad, lo juro, es que me divierte el juego.